sábado, 25 de mayo de 2013

"Y así, con la luz del sol y la explosión espléndida de las hojas que crecían en los árboles como crecen las cosas en las películas a cámara rápida, tuve la certeza bien conocida de que la vida vuelve a empezar con el verano"

"Tenía una cara triste y deliciosa, con detalles luminosos - los ojos luminosos y la luz apasionada de la boca - y había en su voz una emoción que los hombres que la habían querido no podían olvidar: una vehemencia cantarina, un "óyeme" susurrado, la promesa de que acababa de vivir momentos felices y vibrantes y que momentos felices y vibrantes esperaban en la próxima hora."

"Llegaban a la fiesta con una ingenuidad de corazón que les servía de entrada"

"Era una de esas raras sonrisas capaces de tranquilizarnos para toda la eternidad, que sólo encontramos cuatro o cinco veces en la vida. Aquella sonrisa ofrecía - o parecía ofrecerse - al mundo entero y eterno, para luego concentrarse en ti, exclusivamente en ti, con una irresistible predisposición a tu favor. Te entendía hasta donde querías ser entendido, creía en ti como tú quisieras creer en ti mismo, y te garantizaba que la impresión que tenía de ti era la que, en tus mejores momentos, esperabas producir"

"...y bebimos alegría nerviosa con la cerveza fría"

F. Scott Fitzgerald - El gran Gatsby



"Y mira que tienes manías, Nurita. Pero de entre todas, la más detestable es subrayar los libros"
Mi padre, indignado por mi subrayador azul  en uno de  sus libros





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.