lunes, 7 de mayo de 2012

Nuria





Ella es genia y el genio. El carácter, el ímpetu y la decisión. El coraje y la elocuencia. El último y el primer beso del día. Y la primera también en todo cuanto hace. La tranquilidad, la calma y la templanza. El saber estar. La mano que señala, que acaricia y que moldea. El consejo siempre acertado. Los ojos siempre atentos, vivaces. Las vitaminas del zumo y la última cucharada de las comidas. La prudencia, el "a la siguiente saldrá", la confianza, el ánimo y la perseverancia. La generosidad. Su siempre excesiva generosidad. Y el sacrificio sin medida. El junco, la adaptación y el progreso. Fuente inagotable, incombustible. Siempre dispuesta a dar más. Desinteresadamente. O no, con el interés y el tesón de mejorar su alrededor. La sonrisa que bebe de las sonrisas que genera en los demás. Los ojos, el lucero, los que iluminan el recuerdo de lo que vamos siendo. La paciencia, la ternura y el detalle. La respuesta, el abrigo y los hombros. El as bajo la manga y la Reina de Corazón.

2 comentarios:

  1. Poder vivir con la conciencia tranquila. lejos de constituir criterio de superioridad moral, indica normalmente alguna inferioridad: ordinariamente, insensibilidad (salvo ciertos casos de gran simplicidad mental; en ese caso la inferioridad seria intelectual). Sobre conciencia moral

    ResponderEliminar
  2. echo de menos leerte.

    http://violenceinbusstops.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.