lunes, 23 de enero de 2012

when you've got eyes like that


Nuri, enero 2012

Nuri

Hechos felices de los últimos tres días

Repasé la integral. A simple vista sabía la transformación que tenía que hacer, los cambios propios de la variable asignando el seno, coseno y tangente del ángulo mitad a los respectivos términos. Operar. Nuevo cambio de variable. Operar. Veamos...sale algo coherente, ahá. Sacamos la constante de integración, ahá. Sustituimos en 4pi/3, ahá. Simplificar. Coincide con alguna de las respuestas, ahá. Revisé que la hoja estaba correctamente cumplimentada. Respiré hondo, sonreí. Como de costumbre, doblé los folios con los cálculos a la mitad y los guardé en la maleta (desde que llegase a la habitación los tiraría sin volverlos a mirar, siempre hago así). Mochila al hombro. Me levanté, recorrí el largo pasillo de la E2 de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Aeronáuticos (también conocida como el matadero de Madrid en funciones). Entregué el examen. Abrí la puerta. Sonreí de nuevo. Libre al fin. Juro que sonreí hasta que noté la tensión en los pómulos. Bajé rápido los escalones en espiral de la escuela. Salí, del frenesí no noté el cambio brusco de temperatura, ni hambre ni sed, tampoco el cansancio acumulado. La sonrisa y los pómulos tirantes, ya digo, parecieron llevarse todo.

Fui de compras. Sonaba MGMT cuando recorría la Gran Vía. Seguía sin tener frío, la euforia post exámenes me mantenía a una temperatura agradable. En la primera tienda me enamoré de una blusa blanca, de esas cuasi transparentes, con el cuello y la botonadura con un estampado genial. Algunos shorts de cintura alta y blusas básicas con algún guiño que las resaltaron de entre el montón de rebajas. Jerseys de lana hogareñamente preciosos y camisetas básicas de chico para ir a clase. El contraste de la lencería, el carmín y la ropa de chico.

Retomé mi relación con el vodka después de dos meses dándonos un tiempo. Acabamos bailando en una discoteca y cantando 19 días y 500 noches en el taxi de vuelta.

Dormí más de ocho horas seguidas.

Almorcé pinchos, cenamos en el Home Burger y bebimos cervezas en el bar que está en frente de casa de Monique.

Fuimos al rastro, un viejito me conquistó para comprarme un anillo, visitamos tiendas de mobiliario geniales, Marco consiguió una cámara por cuatro euros a la que no auguramos una larga esperanza de vida y por fin me decidí a comprarme los elefantes de la suerte para mi cuarto.

Cafés al sol.

Biografía de Steve Jobs.

Hoy diría que el aterrizaje fue el cuádruple de bonito que el resto de las veces. De verdad. Jodidamente precioso.

Y el top 1 de reproducciones de enero es:


1 comentario:

  1. solo tú sabes como embellecer el proceso de resolución de una integral..haha
    por cierto muy linda en las fotos, especialmente en la d pequeñita!!!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.