sábado, 27 de agosto de 2011

pero dime ven




"De repente, cogió la luz roja que había en el centro de la habitación y la enfocó hacia allí.
La pared quedó iluminada y me encontré frente a frente con un mural lleno de fotos polaroid.
Las instantáneas estaban agrupadas de doce en doce...Estaban separadas por años...Creo que conté que debía de haber casi cuarenta años seguidos en aquella pared...
Las fotos eran primeros planos de hombres y mujeres en diferentes lugares y realizando actividades cotidianas...Tomaban café, fumaban, reían...
-¿Quiénes son?- pregunté.
-Mis perlas.- Sonrió- Cada año de mi vida he buscado doce perlas. Doce personas que no conociera pero que se me aparecieran y marcaran mi mundo de tal manera que mi yo virara.
-¿Mi yo virara?-repetí.
-El Sr. Martín fue una perla de tu vida.- Me lo ejemplificó y yo se lo agradecí-. Fue una joya que el mundo te dio y, aunque han pasado los años, aún la conservas...Eso confirma qué gran perla fue, pues el tiempo no le ha quitado nada de su brillo y de su intensidad.
Miré detenidamente aquel mural.
No podría deciros qué predominaba. Las perlas eran de todos los colores, sexo y edades. Me gustaba contemplarlas...
Había algo en esos rostros, en esas miradas, que desprendía energía. Sonreí.
-Hay energía en ellos, ¿verdad?
Él también sonrió.
-Mucha. Tres de ellos son más que perlas...Son esas energías especiales de las que te hablé en el barco, esas que has de encontrar...Almas que se funden con la tuya propia.
-¿De verdad?- estaba entusiasmado con esa definición.
Él continuó:
-Con el tiempo, algunas perlas pasan a ser diamantes. Cada ochenta o noventa perlas aparece un diamante...Un diamante, para que me entiendas, es una de esas personas que se hace tan básica y tan importante en tu vida que parece creada únicamente para ti...
Le entendía, pero creo que mi cara indicaba lo contrario. Él continuaba dándome ejemplos.
-Esos diamantes son como tus desparramados.
-¿Desparramados?
-Sí, tengo la teoría de que nos desparraman.
-¿A quiénes?
-A cada uno de nosotros y a cuatro personas más... Te desparraman en el mundo para que con el tiempo vayas encontrando a los otros cuatro. Ese es uno de los sentidos de la vida; encontrar desparramados, y por eso hay señales, para que no te confundas.
-¿Y cómo son esas señales?-pregunté.
-Algo que los une, puede ser algo sumamente sencillo..."

2 comentarios:

  1. Quizá, esta bien. Reir, suspirar bien fuerte.
    Llorar por las noches, no esta tan mal despues de todo.
    Ser fuerte se trae, crecer día a día no lo logra cualquiera.
    Amar lo imposible, destruir los miedos.
    Construir un poco de tus sueños, compartirlos hasta que también sean mios.
    Casualmente compartir es una palabra muy linda.
    Con la verguenza anclada hace varios viajes.
    Me mostras tus lados mas amables. Y yo te aseguro que los veo, y es inevitable.
    Amo cada balbuceo de tu parte, tu respiro en mi oido y tus canciones que me acarician, silencios repletos de duda.

    Escribirte no para decirte nada, sino para encontrarlo en un futuro...como esos graffitis que tanto me gustan y que siempre encontraras por tus calles... Creo que vos descubriste lo mismo con tus textos, y espero al futuro, encontrarlo juntos. Junto a el mis escritos.
    Hoy siento que es el momento, ayer lo sentí denuevo.
    Juguemos a que hoy es mañana y ahorremos que pase un dia mas de nuestra vida sin estar juntos.
    Almas que vuelven a los cuerpos de niños que se asustaron, recuerdos que afloran...llamados sentimientos.
    Seria un tonto al dejar pasar este intento.
    Princesa, nos tomamos de las manos como en la avenida maritima?

    astroboy = you

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.