martes, 2 de marzo de 2010

del otro lado de la luna

Hacía mucho que no publicaba nada. No es mi culpa, son los exámenes. Pero ellos tampoco son tan malos, solo que los dibujaron así.

No he escrito nada de nada en este tiempo, exceptuando fórmulas matemáticas con signos malignos. Nota: integrar te desintegra las neuronas.

Qué manía tenemos de difuminar el paisaje con la velocidad. A veces, simplemente con salir a la noche es suficiente. Y no mires los edificios, sino al cielo.

"Ten bien cerca pedazos de tus recuerdos y te darás cuenta de que querrás una noche sin luna, cuando todo te parece inútil y tienes la sensación de estar de verdad en este planeta; pero por suerte con una posición privilegiada para mirar las estrellas. FM 107.3. Radio Caos. Del otro lado de la luna."

Y bueno, ahora que no tengo tanta cafeína en vena, voy a aprovechar para preparar unos regalos. Porque sí, porque me apetece. De esos hechos con el corazón y no con el dinero.

3 comentarios:

  1. "¿por qué la luna siempre me sigue hasta casa?" me hace gracia esa frase, porque es verdad :)
    i've been missing this for a long time! menos mal que la normalidad siempre vuelve!
    como siempre muy tu y super espontaneo!

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo, últimamente en mis sueños los duendes se transformaban en tangentes y los unicornios en cosenos xD.

    Precioso texto, tienes razón, es estúpido mirar a los edificios habiendo infinitos universos al alcanze de tus ojos.

    Abrazos púrpureos y lunas de chocolate virtuales :)

    ResponderEliminar
  3. Regalos desde el corazon simplemente inolvidables y que han alegrado la mirada verde de cierta personita :)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.